Uno de mis autores de novelas favoritos de toda mi vida es Hermann Hesse. Me parece que como de costumbre uno de sus libros me encontró a mi y desde entonces me hipnotizó.

Hermann Hesse (2 de julio de 1877 – 9 de agosto de 1962) fue un poeta y escritor alemán popular por su énfasis en el desarrollo espiritual del individuo a través de sus diferentes obras.

Aunque Hesse fue muy popular en su época sus obras se hicieron mucho más famosas en los años sesenta y actualmente es uno de los autores europeos más traducidos del siglo XX.

Nunca olvidaré algunos de sus libros como Demián, Siddharta y Lobo Estepario, La verdad si no los han leído se los súper recomiendo.

Así que les quiero compartir la Biografía de Hermann Hesse que estoy seguro les impresionará.

Vida temprana y educación

Hermann Hesse nació en Calw, Alemania, una pequeña ciudad de la Selva Negra en el suroeste del país. Sus antecedentes eran inusualmente variados; su madre, Marie Gundert, nació en la India de padres misioneros, una madre franco-suiza y un alemán de Suabia; el padre de Hesse, Johannes Hesse, nació en la actual Estonia, entonces controlada por Rusia; así pues, perteneció a la minoría alemana del Báltico y Hermann fue al nacer ciudadano tanto de Rusia como de Alemania.

Este origen bastante combinado sería una poderosa influencia para Hesse y fue lo que estimuló desde temprano por la religión.

Además de su complicada historia, su vida en Calw se vio interrumpida por seis años de vida en Basilea, Suiza. Su padre se había trasladado originalmente a Calw para trabajar en la Calwer Verlagsverein, una editorial de Calw dirigida por Hermann Gundert, especializada en textos teológicos y libros académicos. Johannes se casó con la hija de Gundert, Marie; la familia que iniciaron era religiosa y erudita, orientada a los idiomas y, gracias al padre de Marie, que había sido misionero en la India y había traducido la Biblia al malayalam, fascinada por el Oriente. Este interés por la religión y la filosofía orientales iba a tener un profundo efecto en la escritura de Hesse.

Como muchos de los personajes exitosos de todos los tiempos, Hesse ya era obstinado y algo necio desde pequeño desobedeciendo las reglas y expectativas de sus padres, sobre todo en el tema de la educación. Hesse era un excelente alumno, pero algunas veces testarudo e independiente.

En el año de 1891 se inscribió en un Seminario bastante prestigioso y exclusivo de la época llamado Seminario Teológico Evangélico de la Abadía de Mailbronn, lugar en el que los alumnos vivían ahí como en una especie de internado.

Sorprendentemente después de un año de estar en el Seminario y a pesar de que le iba muy bien académicamente, Hesse escapó del lugar. Durante la adolescencia Hesse fue enviado varias veces a diferentes instituciones. Después de varios sucesos en los que peleó con sus padres y los contradecían en relación a su religión, el establecimiento y la autoridad se matriculó en el Gimnasio de Cannstatt graduándose en 1893 a los escasos 16 años de edad pero sin recibir titulo universitario.

>> Checa las demás biografías que tenemos de personajes históricos

Inicios de vida profesional

Como dato curioso, Hesse ya había decidido que quería ser poeta desde los 12 años. Y como muchos de nosotros después de encontrar nuestro sueño, Herman se esforzó arduamente en identificar como lograr el suyo.

Inicialmente trabajó en una librería pero no duró más que 3 días porque tenía una gran frustración y padecía de depresión. Después trabajó como aprendiz de mecánico trabajando en una fábrica de torres de relojes de su ciudad durante un año.

Pasando un año comenzó a trabajar en otra librería en la ciudad de Tubinga donde en su tiempo libre descubrió los clásicos de los románticos alemanes donde encontró conceptos de espiritualidad, armonía y estética los cuales influyeron fuertemente en sus escritos.

Fue en 1889 que Hermann Hesse publicó una pequeña colección de poemas llamado Romantic Songs (canciones románticas en español) pero no fue mucho del interés del público. Persiguiendo su sueño de ser poeta, continuó intentando hasta que en 1904 tuvo su gran oportunidad publicando la novela Peter Camenzind la cual rápidamente se convirtió en un gran éxito por no decir que un bestseller.

Fue a partir de ese momento que pudo ganarse la vida como escritor y mantener una familia. En 1904 encontró al amor de su vida y se casó con Maria “Mia” Bernoulli y se trasladó a Gaienhofen, a orillas del lago de Constanza, donde tuvo tres hijos.

Hesse y su familia (1904-1914)

Con su trabajo y éxito como escritor, Hesse tuvo la oportunidad de vivir una vida casi de cuento de hadas a orillas de hermoso lago de Constanza en una casita de campo de madera. Sin duda una casa muy de cuento infantil.

Fue en esta casa donde Hesse se inspiró para escribir varias de sus novelas entre las que destacan Bajo la rueda (Unterm Rad, 1906) y Gertrudis (Gertrud, 1910), así como muchos cuentos y poemas.

La vida de Hesse parecía perfecta en ese momento, se convirtió en un escritor bastante popular gracias al éxito de su novela Camenzind, tenía una familia joven y sus amigos pertenecían a un círculo de alto nivel ricos y artísticos entre los que destacan Stefan Zweig y Thomas Mann.

Desgraciadamente su historia de vida no era del todo feliz ya que su esposa y el no congeniaban como creían que lo harían. Así que intentó aliviar su infelicidad se dedicó a viajar. Uno de sus primeros viajes fueron en 1911 a Sri Lanka, Indonesia, Sumatra, Borneo y Birmania. Aunque el objetivo de este viaje era encontrar la inspiración Hesse no lo logró y después decidió mudarse a Berna donde tuvieron su 3er hijo.

>> Puedes revisar algunas otras frases de autores de bestsellers

Hesse durante la 3era Guerra Mundial (1914-1919)

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, Hesse se registró como voluntario en el ejército. Fue declarado no apto para el combate debido a una afección ocular y a los dolores de cabeza que le asolaban desde sus episodios depresivos; sin embargo, se le asignó la tarea de trabajar con los que cuidaban de los prisioneros de guerra. A pesar de este apoyo al esfuerzo bélico, se mantuvo fielmente pacifista, escribiendo un ensayo titulado “O Friends, Not these Sounds” (“O Freunde, nicht diese Töne”), que animaba a sus compañeros intelectuales a resistir el nacionalismo y el sentimiento bélico. Este ensayo lo vio por primera vez envuelto en ataques políticos, difamado por la prensa alemana, recibiendo cartas de odio y abandonado por viejos amigos.

Como si el giro belicoso de la política de su país, la violencia de la propia guerra y el odio público que experimentó no bastaran para poner a Hesse de mal humor, su hijo Martin se puso enfermo. Su enfermedad hizo que el chico se volviera extremadamente temperamental, y ambos padres estaban agotados, con la propia María cayendo en un comportamiento extraño que más tarde se convertiría en esquizofrenia. Finalmente decidieron poner a Martin en un hogar de acogida para aliviar las tensiones. Al mismo tiempo, la muerte del padre de Hesse le dejó un terrible sentimiento de culpa, y la combinación de estos acontecimientos le llevó a una profunda depresión.

Hesse se refugió en el psicoanálisis. Se le remitió a J. B. Lang, uno de los antiguos alumnos de Carl Jung, y la terapia fue lo suficientemente eficaz como para permitirle volver a Berna después de sólo 12 sesiones de tres horas. El psicoanálisis iba a tener un efecto importante en su vida y sus obras. Hesse había aprendido a adaptarse a la vida de un modo mucho más saludable que antes y se había fascinado por la vida interior del individuo. Con el psicoanálisis, Hesse pudo encontrar por fin la fuerza para arrancar sus raíces y dejar su matrimonio, poniendo su vida en un camino que le llenaría tanto emocional como artísticamente.

Separación y productividad en Casa Camuzzi

Cuando Hesse regresó a su casa en Berna en 1919, había decidido abandonar su matrimonio. María había sufrido un grave episodio de psicosis, e incluso después de su recuperación Hesse decidió que no tenía ningún futuro con ella. Dividieron la casa de Berna, enviaron a los niños a pensiones y Hesse se trasladó al Tesino. En mayo se trasladó a un edificio parecido a un castillo, llamado Casa Camuzzi.

Allí entró en un periodo de intensa productividad, felicidad y entusiasmo. Empezó a pintar, una fascinación de larga duración, y empezó a escribir su siguiente gran obra, “El último verano de Klingsor” (“Klingsors Letzter Sommer“, 1919). Aunque la apasionada alegría que marcó este período terminó con ese relato corto, su productividad no disminuyó y en tres años había terminado una de sus novelas más importantes, Siddhartha, que tenía como tema central el autodescubrimiento del budismo y el rechazo del filisteísmo occidental.

En 1923, el mismo año en que se disolvió oficialmente su matrimonio, Hesse abandonó su ciudadanía alemana y se convirtió en suizo. En 1924 se casó con Ruth Wenger, una cantante suiza. Sin embargo, el matrimonio nunca fue estable y terminó pocos años después, el mismo año que publicó otra de sus grandes obras, Steppenwolf (1927). El protagonista de Steppenwolf, Harry Haller (cuyas iniciales, por supuesto, se comparten con Hesse), su crisis espiritual y su sensación de no encajar en el mundo burgués reflejan la propia experiencia de Hesse.

El tercer matrimonio y la Segunda Guerra Mundial

Sin embargo, cuando terminó el libro, Hesse se dirigió a la compañía y se casó con la historiadora de arte Ninon Dolbin. Su matrimonio fue muy feliz, y los temas de la compañía están representados en la siguiente novela de Hesse, Narciso y Goldmundo (Narziss und Goldmund, 1930), donde se puede ver de nuevo el interés de Hesse por el psicoanálisis. Los dos dejaron la Casa Camuzzi y se mudaron a una casa en Montagnola. Allí Hesse empezó en 1931 a planificar su última novela, El juego de abalorios (Das Glasperlenspiel), que se publicó en 1943.

Hesse sugirió más tarde que sólo trabajando en esta pieza, que le llevó una década, logró sobrevivir al ascenso de Hitler y a la Segunda Guerra Mundial. Aunque mantuvo una filosofía de desapego, influenciado por su interés en la filosofía oriental, y no aprobó ni criticó activamente al régimen nazi, su firme rechazo a ellos es incuestionable.

Después de todo, el nazismo se oponía a todo aquello en lo que creía: prácticamente todo su trabajo se centraba en el individuo, su resistencia a la autoridad y su búsqueda de su propia voz en relación con un coro de otros. Además, había expresado previamente su oposición al antisemitismo, y su tercera esposa era judía. No fue el único en notar su conflicto con el pensamiento nazi; a finales de los años 30 ya no se publicaba en Alemania y poco después su trabajo fue totalmente prohibido.

Últimos Años (1945-1962)

La oposición nazi a Hesse no tuvo ningún impacto en su legado, por supuesto. En 1946 ganó el Premio Nobel de Literatura. Pasó sus últimos años continuando con la pintura, escribiendo recuerdos de su infancia en forma de cuentos, poemas y ensayos, y respondiendo al flujo de cartas que recibía de lectores admirados. Murió el 9 de agosto de 1962 a la edad de 85 años de leucemia y fue enterrado en Montagnola.

El Legado de Hermann Hesse

En su propia vida, Hesse era muy respetado y popular en Alemania. Escribiendo en una época de intensos trastornos, el énfasis de Hesse en la supervivencia del yo a través de la crisis personal encontró oídos ansiosos en su público alemán. Sin embargo, a pesar de su condición de premio Nobel, no era muy leído en todo el mundo. En los años 60 la obra de Hesse experimentó un enorme aumento del interés en los Estados Unidos, donde hasta entonces no había sido leída en su mayor parte. Los temas de Hesse eran muy atractivos para el movimiento contracultural que se desarrollaba en los Estados Unidos y en todo el mundo.

Su popularidad se ha mantenido en gran medida desde entonces. Hesse ha influido de modo muy explícito en la cultura pop, por ejemplo en el nombre del grupo de rock Steppenwolf.

Hesse sigue siendo muy popular entre los jóvenes, y quizás sea este estatus el que a veces le hace perder la confianza de los adultos y los académicos. Sin embargo, es innegable que la obra de Hesse, con su énfasis en el autodescubrimiento y el desarrollo personal, ha guiado a generaciones a través de años tumultuosos tanto personal como políticamente, y tiene una gran y valiosa influencia en la imaginación popular del Occidente del siglo XX.

Libros, novelas y cuentos de Hermann Hesse

Libros

  • Peter Camenzind (1904)
  • Bajo las ruedas (1906)
  • Gertrud (1910)
  • Rosshalde (1914)
  • Tres momentos de una vida (1915)
  • Demian (1919)
  • Siddhartha (1922)
  • El lobo estepario (1927)
  • Narciso y Goldmundo (1930)
  • Viaje al Oriente (1932)
  • El juego de los abalorios (1943)
  • Berthold (inconclusa) (1945)

Cuentos

  • Eine Stunde hinter Mitternacht (1899)
  • Diesseits (1907)
  • Nachbarn (1908)
  • Umwege (1912)
  • Am Weg (1915)
  • Zarathustras Wiederkehr (1919)
  • El último verano de Klingsor (1920)
  • Weg nach Innen (1931)
  • Die Morgenlandfahrt (1932)
  • Kleine Welt (1933)
  • Fabulierbuch (1935)
  • Das Haus der Träume (1937)
  • Der Pfirsichbaum (1945)
  • Die Traumfährte (1945)

Poemas

  • Romantische Lieder (1898)
  • Hermann Lauscher (1901)
  • Neue Gedichte (1902)
  • Unterwegs (1911)
  • Musik des Einsamen (1925)
  • Gedichte des Malers (1920)
  • Trost der Nacht (1929)
  • Neue Gedichte (1937)

¿Qué opinan ustedes?

Después de leer la biografía de Hermann Hesse su origen, vida personal y legado ¿qué opinan de este magnífico autor?

A mi siempre me ha gustado, espero que a ustedes también y que hayan disfrutado de la biografía del escritor.